¿Cuándo estamos ante un juicio rápido?¿Qué es un juicio rápido?

Un juicio rápido es un procedimiento especial contemplado en nuestra Ley de enjuiciamiento Criminal para determinados delitos. Dicho procedimiento consiste en poder instruir la causa en un periodo especialmente breve y señalarse el Juicio, vista, en un plazo igualmente corto.

Conforme dispone el artículo 795 de la ley de enjuiciamiento criminal, el ámbito de aplicación para el procedimiento específico de juicio Rápido es el siguiente:

Artículo 795 Lcrim:

“1. Sin perjuicio de lo establecido para los demás procesos especiales, el procedimiento regulado en este Título se aplicará a la instrucción y al enjuiciamiento de delitos castigados con pena privativa de libertad que no exceda de cinco años, o con cualesquiera otras penas, bien sean únicas, conjuntas o alternativas, cuya duración no exceda de diez años, cualquiera que sea su cuantía, siempre que el proceso penal se incoe en virtud de un atestado policial y que la Policía Judicial haya detenido a una persona y la haya puesto a disposición del Juzgado de guardia o que, aun sin detenerla, la haya citado para comparecer ante el Juzgado de guardia por tener la calidad de denunciado en el atestado policial y, además, concurra cualquiera de las circunstancias siguientes:

  • 1.ª Que se trate de delitos flagrantes. A estos efectos, se considerará delito flagrante el que se estuviese cometiendo o se acabare de cometer cuando el delincuente sea sorprendido en el acto. Se entenderá sorprendido en el acto no sólo al delincuente que fuere detenido en el momento de estar cometiendo el delito, sino también al detenido o perseguido inmediatamente después de cometerlo, si la persecución durare o no se suspendiere mientras el delincuente no se ponga fuera del inmediato alcance de los que le persiguen. También se considerará delincuente in fraganti aquel a quien se sorprendiere inmediatamente después de cometido un delito con efectos, instrumentos o vestigios que permitan presumir su participación en él.
  • 2.ªQue se trate de alguno de los siguientes delitos:
    • a) Delitos de lesiones, coacciones, amenazas o violencia física o psíquica habitual, cometidos contra las personas a que se refiere el artículo 173.2 del Código Penal.
    • b) Delitos de hurto.
    • c) Delitos de robo.
    • d) Delitos de hurto y robo de uso de vehículos.
    • e) Delitos contra la seguridad del tráfico.
    • f) Delitos de daños referidos en el artículo 263 del Código Penal.
    • g) Delitos contra la salud pública previstos en el artículo 368, inciso segundo, del Código Penal.
    • h) Delitos flagrantes relativos a la propiedad intelectual e industrial previstos en los artículos 270, 273, 274 y 275 del Código Penal”.

 

Conocido el ámbito de aplicación de este tipo de procedimiento, queda determinar en qué consiste.

Tras la detención del sospechoso, investigado, y puesta a disposición en sede judicial, se dicta por este Juzgador de guardia, el denominado Auto de incoación de diligencias urgentes frente al que no cabe recurso alguno.

Tras ello el Juzgador tomará declaración a la parte acusadora y al investigado, así como practicará aquellas diligencias necesarias para la continuación del procedimiento, que generalmente vienen a quedar reducidas a los informes de sanidad del Médico Forense, declaraciones de testigos y aportación documental que se tenga en ese momento, llegando incluso a abrirse trámite de solicitud de medidas cautelares y las relativas a las ordenes de protección de la víctima.

En nuestra opinión es importante a la hora de ser parte denunciante, que figuren los posible testigos de los hechos, y se les “lleven” el día que esté señalado el juicio rápido a los efectos se les tome la declaración oportuna y no se transformen las diligencias en diligencias previas tal como se expondrá. Igualmente conviene llevar toda la prueba que no se hubiere podido aportar en la denuncia ese día por los mismos motivos.

Tras todo ello el juez decidirá si todos los elementos de prueba se han practicado de forma suficienteexistiendo con ello base bastante para la continuación del procedimiento.

Caso de ser diligencias insuficientes, como bien pudiera ser el caso que uno delos testigos citados en el atestado policial no acudiese a declarar, o por ejemplo que no estuviera dada la sanidad a cualquiera de las partes, el Juez deberá considerar que no se han podido practicar las diligencias de prueba suficientes y transformará, previa audiencia de las partes, el procedimiento por los trámites de procedimiento de diligencias previas.

Caso sin embargo de entenderse suficientes las diligencias de prueba practicadas se dictará auto de apertura de juicio oral, resolviéndose previamente sobre la situación personal del investigado, y se dará traslado a las partes para formular escrito de acusación y defensa  bien de forma oral en ese momento o bien, caso de la defensa, mediante solicitud de un plazo legalmente previsto para la defensa de hasta 5 días, pudiendo en este momento incluso el investigado mostrar conformidad con los beneficiosque la ley otorga por dicha vía.

Caso de no existir tal conformidad, se señalará día de juicio, con un plazo de 15 días. Contra la sentencia que dicte cabe recurso de apelación en el plazo de 5 días.