Derecho civil

Lucas Franco Abogados

Abogados especialistas en derecho civil

Contamos con un extenso departamento, experto en consultivo y procesal, que aporta orientación y asesoramiento en las relaciones personales o patrimoniales, ya sean personas físicas o jurídicas.

Nuestra experiencia y prestigio nos avalan. Este Despacho de Abogados de Madrid se caracteriza por contar con abogados especialistas en derecho civil, habiendo prestado a lo largo de estos años un importante servicio a nuestros clientes a través de un riguroso asesoramiento dando como resultado una garantía de satisfacción de nuestros servicios.

Servicios

  • Reclamación de daños e indemnizaciones.
  • Reclamación a seguros.
  • Reclamación de deudas e impagos.
  • Arrendamientos urbanos.
  • Desahucios y reclamaciones de cantidad.
  • Propiedad horizontal (Comunidades de propietarios).
  • Administraciones de fincas.
  • Derecho de construcción y urbanismo.
  • Revisión, redacción y resolución de contratos de todo tipo o naturaleza.
  • Derecho de honor, intimidad y propia imagen.
  • Derechos del consumidor.
  • Responsabilidad civil contractual y extracontractual.
  • Asistencia a notaría.
  • Tramitación de sanciones de tráfico (Identificación de conductor, alegaciones, localización de expediente en el BOE, recursos administrativos y judiciales).
CONTACTO

Asesoramiento civil

El proceso civil se configura como un conjunto de actuaciones que se plantean en sede jurisdiccional a través de las pretensiones de las partes, siguiendo un cauce procedimental determinado, cuyo conocimiento y resolución está atribuido a los órganos jurisdiccionales del orden civil.

 

Los Juzgados de Primera Instancia conocerán en el orden civil:

  1. En primera instancia, de los juicios que no vengan atribuidos por esta ley a otros juzgados o tribunales.
  2. De los actos de jurisdicción voluntaria en los términos que prevean las leyes.
  3. De los recursos que establezca la ley contra las resoluciones de los Juzgados de Paz del partido.
  4. De las cuestiones de competencia en materia civil entre los Juzgados de Paz del partido.
  5. De las solicitudes de reconocimiento y ejecución de sentencias y demás resoluciones judiciales extranjeras y de la ejecución de laudos o resoluciones arbitrales extranjeros, a no ser que, con arreglo a lo acordado en los tratados y otras normas internacionales, corresponda su conocimiento a otro Juzgado o Tribunal.
  6. De los concursos de persona natural que no sea empresario en los términos previstos en su Ley reguladora.

 


 

Somos abogados especialistas en derecho civil y matrimonial. Prestamos un servicio eficaz y honesto que garantiza la mejor relación calidad – precio. Puede contactarnos en nuestro despacho situado en la Calle Espronceda 39, 3º Dcha. en Madrid. Actuamos a nivel nacional:

  • Despacho: (+34) 91.534.67.89
  • gestionclientes@lucasfrancoabogados.com

Asesoramiento en contratos

Siguiendo nuestro lema “consultar es prevenir” prestamos un servicio de asesoramiento integral en materia de contratación. Nuestros abogados expertos en derecho civil, y más concretamente en contratos, derechos y obligaciones estudiarán y analizarán cada caso específico con el fin de ofrecer a nuestros clientes soluciones a medida y de calidad. Nuestros servicios comprenden desde un servicio de supervisión, redacción, elaboración de adendas de de todo tipo de contratos (contratos de arrendamiento, de compraventa, de inversión financiera, de prestación de servicios, mercantiles y comerciales etc…). Un servicio prestado por abogados expertos en derecho civil va a lograr evitar conflictos de interpretación y cumplimiento de contratos, lo cual, llegado el caso, defenderemos sus intereses como si fueran los nuestros con un servicio ajustado a las necesidades del cliente.

 

Un contrato puede ser definido como un acuerdo, oral o escrito, que comprende un objeto concreto y contiene una serie de obligaciones para las partes cuyo cumplimiento les son exigidas conforme previene, entre otros, el art. 1124 del Código civil. Por lo tanto, se trata de un acuerdo en el que se generan derechos y obligaciones hacia ambas partes.

 

Nuestro bufete de abogados presta este tipo de servicios preocupándose de conocer cuál es el trasfondo real del contrato, cuales son las voluntades de las partes, para con ello poder reflejar de una forma clara y ajustada a derecho las particularidades del propio contrato.

 

Nuestro despacho de abogados presta especial atención al consentimiento o voluntad del contrato, es decir, a la libre disposición de ambas partes para aceptar las condiciones del acuerdo. Nuestra amplia experiencia en materia contractual nos permite identificar y luchar todos aquellos vicios contractuales, como son aquellos que afectan al objeto, causa y consentimiento que pueden hacer que el contrato objeto de litigio pueda ser nulo o anulable. Son casos muy habituales las simulaciones de contratos, por ejemplo en la simulación de compraventas y donaciones inoficiosas, las cuales, en muchas ocasiones son objeto de impugnación en los trámites hereditarios. Este tipo de contratos simulados creados para perjudicar a uno o varios herederos deben ser reclamados judicialmente en la vía civil para lograr que sean declarados nulos y se permita a los perjudicados gozar y obtener el patrimonio que ha sido fraudulentamente evacuado. Otra de las causas de nulidad de los contratos que con mayor frecuencia tratamos en nuestro despacho de abogados en Madrid especialistas en derecho contractual son aquellos en los que mediante engaño o violencia se logra que se suscriba un contrato, generalmente de disposición económica o patrimonial.

Incumplimiento de contratos

Además ofrecemos a nuestros clientes soluciones a medida y tarifas flexibles en reclamación de incumplimiento de contratos. Somos especialistas en la resolución de cualquier problema que se le pueda plantear relacionado con reclamaciones por incumplimiento de contratos o culpa extracontractual.

 

La regulación que por parte del Código Civil en materia de cumplimiento de contratos se puede extraer principalmente del El principio de obligatoriedad supone que los contratantes están obligados a cumplir lo estipulado en el contrato. La obligatoriedad del mismo, se encuentra ligada a la voluntad contractual existente entre las partes.

 

En este sentido, el Art. 1278 ,Código Civil, establece que los contratos serán obligatorios, cualquiera que sea la forma en que se hayan celebrado, siempre que en ellos concurran las condiciones esenciales para su validez (Véase la AP Valencia, Sección 11, nº 435/2006, de 18/09/2006, Rec. 414/2006).

 

Igualmente, el Art. 1089 ,Código Civil indica que las obligaciones nacen de la ley, de los contratos, cuasi contratos y de los actos y omisiones ilícitos o en que intervenga cualquier género de culpa o negligencia. En lo que respecta al caso concreto de los contratos, el Art. 1091 ,Código Civil señala que las obligaciones que nacen de los ellos tienen fuerza de ley entre las partes contratantes, y deben cumplirse al tenor de los mismos.

 

Finalmente, es preciso tener en cuenta que los contratos existen desde que una o varias personas consienten en obligarse, respecto de otra u otras, a dar alguna cosa o prestar algún servicio (Art. 1254 ,Código Civil), perfeccionándose estos por el mero consentimiento, lo que supone que desde entonces se obligan, no sólo al cumplimiento de lo expresamente pactado, sino también a todas las consecuencias que, según su naturaleza, sean conformes a la buena fe, al uso y a la ley (Art. 1258 ,Código Civil).

 

Las indemnizaciones a reclamar de estos incumplimientos de contartos se derivan del artículo 1.101 del Código Civil el cual dispone que “quedan sujetos a la indemnización de los daños y perjuicios causados los que en el cumplimiento de sus obligaciones incurrieren en dolo, negligencia o morosidad, y los que de cualquier modo contravinieren al tenor de aquéllas”.

 

Por su parte, el artículo 1.902 del Código Civil manifiesta que “el que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”

Reclamaciones de deuda

Nos encargamos del cobro rápido de facturas impagadas y deudas de todo tipo  a costes razonables. Actuamos a nivel nacional. Reclamaciones de impagos mediante vía de procedimientos monitorios, cambiarios, juicios verbales y juicios ordinarios, según cuantía y naturaleza de la deuda.

 

 

A. El juicio verbal está previsto en nuestra Ley de Enjuiciamiento Civil, 250, para aquellos procedimientos que, independientemente de su cuantía, versen sobre:

 

  • Las que versen sobre reclamación de cantidades por impago de rentas y cantidades debidas y las que, igualmente, con fundamento en el impago de la renta o cantidades debidas por el arrendatario, o en la expiración del plazo fijado contractual o legalmente, pretendan que el dueño, usufructuario o cualquier otra persona con derecho a poseer una finca rústica o urbana, dada en arrendamiento, ordinario o financiero o en aparcería, recuperen la posesión de dicha finca.
  • Las que pretendan la recuperación de la plena posesión de una finca rústica o urbana, cedida en precario, por el dueño, usufructuario o cualquier otra persona con derecho a poseer dicha finca.
  • Las que pretendan que el tribunal ponga en posesión de bienes a quien los hubiere adquirido por herencia si no estuvieren siendo poseídos por nadie a título de dueño o usufructuario.
  • Las que pretendan la tutela sumaria de la tenencia o de la posesión de una cosa o derecho por quien haya sido despojado de ellas o perturbado en su disfrute.
  • Las que pretendan que el tribunal resuelva, con carácter sumario, la suspensión de una obra nueva.
  • Las que pretendan que el tribunal resuelva, con carácter sumario, la demolición o derribo de obra, edificio, árbol, columna o cualquier otro objeto análogo en estado de ruina y que amenace causar daños a quien demande.
  • Las que, instadas por los titulares de derechos reales inscritos en el Registro de la Propiedad, demanden la efectividad de esos derechos frente a quienes se oponga a ellos o perturben su ejercicio, sin disponer de título inscrito que legitime la oposición o la perturbación.
  • Las que soliciten alimentos debidos por disposición legal o por otro título.
  • Las que supongan el ejercicio de la acción de rectificación de hechos inexactos y perjudiciales.
  • Las que pretendan que el tribunal resuelva, con carácter sumario, sobre el incumplimiento por el comprador de las obligaciones derivadas de los contratos inscritos en el Registro de Venta a Plazos de Bienes Muebles y formalizados en el modelo oficial establecido al efecto, al objeto de obtener una sentencia condenatoria que permita dirigir la ejecución exclusivamente sobre el bien o bienes adquiridos o financiados a plazos.
  • Las que pretendan que el tribunal resuelva, con carácter sumario, sobre el incumplimiento de un contrato de arrendamiento financiero, de arrendamiento de bienes muebles, o de un contrato de venta a plazos con reserva de dominio, siempre que estén inscritos en el Registro de Venta a Plazos de Bienes Muebles y formalizados en el modelo oficial establecido al efecto, mediante el ejercicio de una acción exclusivamente encaminada a obtener la inmediata entrega del bien al arrendador financiero, al arrendador o al vendedor o financiador en el lugar indicado en el contrato, previa declaración de resolución de éste, en su caso.
  • Las que supongan el ejercicio de la acción de cesación en defensa de los intereses colectivos y difusos de los consumidores y usuarios.
  • Las que pretendan la efectividad de los derechos reconocidos en el artículo 160 del Código Civil. En estos casos el juicio verbal se sustanciará con las peculiaridades dispuestas en el capítulo I del título I del libro IV de esta ley.
  • En caso de ser una materia excluida tanto del corolario anterior, como de las reflejadas en el art. 249.1 de la LEC, serán tramitadas por los cauces del juicio verbal aquellas demandas cuya cuantía no exceda de 6.000 €

 

 

B. Se decide por juicio ordinario una serie de materias, que son las siguientes, independientemente de su cuantía ( 249 ,Ley de Enjuiciamiento Civil):

 

  • Las demandas relativas a los derechos honoríficos de la persona.
  • Las demandas relativas del derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen y a las que pidan la tutela judicial efectiva de cualquier otro derecho fundamental.
  • Las que traten sobre la impugnación de los acuerdos sociales de las Juntas o Asambleas Generales o especiales de socios o de obligacionistas o por órganos colegiados de administración en entidades mercantiles.
  • Las demandas en materia de competencia desleal, defensa de la competencia, en aplicación de la Ley de Defensa de la Competencia, siempre que no traten sobre reclamaciones de cantidad.
  • Las demandas en las que se ejerciten acciones relativas a condiciones generales de contratación en los casos previstos en la legislación sobre esta materia.
  • Las demandas que traten sobre asuntos relativos a arrendamientos urbanos o rústicos de bienes inmuebles, a no ser que se trate de una reclamación de rentas o cantidades debidas por el arrendatario o desahucio, por falta de pago o por extinción del plazo de la relación arrendaticia, o salvo que sea posible hacer una valoración de la cuantía del objeto del procedimiento, en cuyo caso el proceso será el que corresponda a tenor de las reglas generales de esta Ley. (Introducida por el Real Decreto-ley 7/2019, de 1 de marzo, entrando en vigor el 06/03/2019)
  • Las demandas que traten sobre una acción de retracto.
  • Y las que versan sobre las acciones de las Juntas de Propietarios, siempre que no sean reclamaciones exclusivamente sobre cantidades.

 

 

C. El procedimiento monitorio: Podrá acudir al proceso monitorio quien pretenda de otro el pago de deuda dineraria de cualquier importe, líquida, determinada, vencida y exigible, cuando la deuda se acredite de alguna de las formas siguientes:

 

  • Mediante documentos, cualquiera que sea su forma y clase o el soporte físico en que se encuentren, que aparezcan firmados por el deudor o con su sello, impronta o marca o con cualquier otra señal, física o electrónica.
  • Mediante facturas, albaranes de entrega, certificaciones, telegramas, telefax o cualesquiera otros documentos que, aun unilateralmente creados por el acreedor, sean de los que habitualmente documentan los créditos y deudas en relaciones de la clase que aparezca existente entre acreedor y deudor.
  • Sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado anterior y cuando se trate de deudas que reúnan los requisitos establecidos en dicho apartado, podrá también acudirse al proceso monitorio, para el pago de tales deudas, en los casos siguientes:
    1. Cuando, junto al documento en que conste la deuda, se aporten documentos comerciales que acrediten una relación anterior duradera.
    2. Cuando la deuda se acredite mediante certificaciones de impago de cantidades debidas en concepto de gastos comunes de Comunidades de propietarios de inmuebles urbanos.

Consejos para el cobro de deudas

Una de las vías que nuestros abogados expertos en reclamación de impagos recomiendan es acudir a la vía extrajudicial mediante la formalización de un acuerdo que contenga en primer lugar un reconocimiento de deuda, y en segundo lugar un calendario de pagos. Esta vía es sumamente eficaz si queremos ahorrar costes, tiempo y dinero, y además queremos garantizar el efectivo cobro. Es cierto que en esta vía extrajudicial de acuerdo se va a negociar aparte de la existencia de la deuda y su calendario de pago, la propia cantidad. Y es que a veces merece la pena hacer una pequeña quita a la cantidad que adeuda si en contrapartida obtenemos una rápida y efectiva solución al problema.

 

Para aquellos casos en los que no es posible llegar a estos acuerdos de pago, tendremos que ir al cobro judicial de deudas. Tendremos que instar cualquiera de los procedimientos declarativos que establecen la ley para que se reconozca el crédito y se condene a la parte contraria al pago correspondiente más los interese legales y costas judiciales (si procede). Será necesario en estos casos acreditar la existencia de la relación comercial o mercantil, recopilar Toda la documentación de que se disponga, como por ejemplo presupuestos aceptados, contratos, correos electrónicos intercambiados, albaranes, facturas etc..

 


 

Consulte en nuestro despacho de abogados en Madrid:

Lucas Franco abogados es garantía de éxito y confianza porque defendemos tus intereses como si fueran los nuestros. Más de 20 años de experiencia profesional nos avala.

 

  • Despacho: (+34) 91.534.67.89
  • gestionclientes@lucasfrancoabogados.com